Fast fashion y su impacto ambiental

“Hay una presión real para comprar y no hay un freno para disminuir la producción y el consumo excesivos.” ONU

Durante los últimos años ciertas tendencias han marcado el mundo textil y entre estos se encuentra el imponente sistema fast fashion. Este ha sido implementado por grandes empresas dentro de esta industria, y se lo puede definir como el mecanismo que permite a los consumidores vestir a la moda sin gastar demasiado dinero. Esta idea ha sido revolucionaria gracias a su concepto basado en tener una producción rápida y masiva de las prendas, de fácil acceso a diferentes mercados y con una durabilidad corta y temporal; aumentando la demanda y convirtiéndose en un sistema sumamente rentable. Algunas de las empresas que actualmente son parte de este modelo son: Zara, Pull & Bear, Stradivarius, H & M, Primark, Topshop, Mango y Uniqlo. El pionero de fast fashion fue grupo Inditex, compuesto por 8 marcas que le permiten ser una de las mayores compañías de distribución de moda en el mundo.

La innovadora idea de esta empresa rompió el modelo rígido de las prestigiosas casas de moda, al presentar hasta 57 colecciones anuales en vez de 2-4 colecciones (primavera, verano, otoño e invierno).  La política comercial de Inditex es ser multi marca, lo que le ha permitido abarcar diferentes mercados con el mismo modelo de negocio y lo ha podido transformar de una estrategia de negocio a un modelo generalizado dentro de esta industria. Asimismo, han desarrollado campañas y programas con la finalidad de reciclar y reutilizar ropa para tener una imagen más ecológica; un gran ejemplo es la campaña del grupo Inditex “Collect, reuse, recycle”, la cual se ha implementado en las 2299 de sus 7469 tiendas que se encuentran en 202 mercados. Esta campaña se basa en reducir la basura, reutilizando y reciclando las prendas en vez de desecharlas; al ser recogidas a través de contenedores ubicados en las tiendas, así como también al momento de la entrega de un pedido (servicio que se brinda en ciertos países), con la finalidad de clasificar, reparar y entregar estas prendas a organizaciones sin fines de lucro.

De acuerdo con la ONU, la industria de la moda es la segunda más contaminante en el mundo, donde el modelo fast fashion, el cual incentiva a sus consumidores a comprar y desechar ropa frecuentemente, ha provocado que la producción de ropa se duplique entre el año 2000 y el 2014.  Por esta razón, se ha fortalecido la tendencia de ropa sustentable, sostenible y consciente, debido a que en los últimos años ha ido aumentando la conciencia ambiental, dando origen a industrias con nuevos modelos de negocios. Este estos, se encuentra el modelo Cero Residuos, el cual ha ido implementando en diferentes empresas que desean transformar e innovar su forma de producción hacia un sistema que brinde nuevas oportunidades económicas, sociales y ambientales a través de la minimización de su impacto negativo en el medio ambiente dando un giro significativo a la materia prima, al utilizar materiales que puedan ser reutilizables. De igual manera, han surgido diseñadores eco friendly, quienes tienen como prioridad respetar al medio ambiente por medio del uso de materiales reciclados, fibras naturales y la eliminación del uso de pieles naturales para así catalogar sus prendas como diseños veganos. Al aplicar estos mecanismos, el impacto ambiental se va reduciendo de manera significativa, y es por eso que cada vez más empresas forman parte de la moda ecológica y sostenible, que buscan concientizar sobre el impacto ambiental que genera la industria textil, para así convertirla en una más amigable.

Nuevos mecanismos dentro de esta industria se han originado con el fin de transformar la industria textil para que exista consumo más ecológico y anticapitalismo el cual permite a las personas estar a la moda, pero al mismo tiempo apoyando al medio ambiente. La conciencia medioambientalista se ha despuntado en los últimos años, dando origen a la tendencia tanto de compra-venta de ropa usada como de fashion sharing. Fashion sharing es básicamente el alquiler de prendas de ropa a precios no tan elevados, esta idea nació con el fin de poner capturar a las nuevas generaciones que han formado un mercado nuevo y con poco desarrollo. Entre el segmento de mercado en el que se enfoca estas tendencias, se encuentra la generación millennial, la cual ha sido catalogada como la generación que disfruta y no posee.  Por otro lado, la sostenibilidad y el marketing experiencial han sido algunos de los pilares que han dado luz al alquiler de prendas, al brindar la opción de que las personas puedan usar prendas de diferentes marcas, de alta calidad y con gran variedad de modelos a precios sumamente convenientes. Otro de los beneficios de esta tendencia, es que permite dar nueva vida a prendas guardadas en el armario y que con esto generar un ingreso extra de dinero. Entre las primeras empresas que nacieron de esta idea se encuentra Rent the Runway y Panoply, debido a que con los actuales problemas de contaminación y medioambientales estas prácticas son cada vez más comunes en países como Francia, Reino Unido, España y Estados Unidos. 

Estos modelos de negocios más conscientes se encuentran dentro de un mercado de expansión, que poco a poco se están desarrollando en países como Ecuador. Es importante recalcar la propuesta del modelo de negocio fast fashion, el cual convence, persuade e incentiva a sus consumidores a comprar ropa en tendencia a precios sumamente asequibles pero que constantemente cambian, generando un alto nivel de consumo y por ende de desechos y contaminación ambiental. Precisamente por esta problemática, han surgido modelos de negocios dentro de la industria textil más responsables que tiene como objetivo hacer que los consumidores sean conscientes del impacto ambiental que genera esta industria y que formen parte de un sistema más amigable y consciente sin dejar de lado el buen gusto y la moda.

Referencias:

Farias, G. (2019). Industria textil y moda circular. Obtenido de: https://gabrielfariasiribarren.com/industria-textil-y-moda-circular/

González, M. (2019). Tendencias: Fashion sharing, La moda también se comparte. Obtenido de: https://www.esdesignbarcelona.com/int/expertos-diseno/tendencias-fashion-sharing-la-moda-tambien-se-comparte#

Inditex. (s.f). Quiénes Somos. Obtenido de: https://www.inditex.com/es/quienes-somos/conocenos#:~:text=El%20grupo%20est%C3%A1%20compuesto%20por,en%20fabricar%20ropa%20de%20mujer.

ONU. (2019). El Costo Ambiental de estar a la Moda. Obtenido de: https://news.un.org/es/story/2019/04/1454161

Universidad de Palermo. (2018). Trabajos finales aprobados y presentados. Obtenido de: https://fido.palermo.edu/servicios_dyc/publicacionesdc/archivos/727_libro.pdf

¡Suscríbete a nuestro blog!

+ posts

Mi nombre es Camila Salas y tengo 19 años. Soy una persona muy alegre, ocurrida y dedicada. Me encanta pasar tiempo con mi familia y amigos, bailar, maquilar, patinar en hielo, viajar y aprender nuevas cosas porque me complementan. Estoy en mi tercer semestre de Marketing y Finanzas y me encanta, sueño con ser parte de una empresa reconocida dentro del mundo de la moda.

1 comentario en “Fast fashion y su impacto ambiental”

  1. Fast fashion es un modelo de negocio rentable económicamente, pero peligroso para el medio ambiente. Además, es muy interesante la alternativa de alquilar ropa de marca para ayudar un poco a la sostenibilidad ambiental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *